IMAGINAR

Es importante desarrollar gradualmente el compromiso con el dibujo. Con mejorar las formas, no tanto en el sentido de hacerlas realistas, sino sobre la idea de hacerlas expresivas, dialogantes, portadoras de un sentido propio. No sólo hacer una gallina que se ve como una gallina, sino una gallina que inspira: Por su actitud, sus gestos, por su relación con el mundo. Pensar siempre en que de lo que se trata es crear una visión más justa, incluyente y amable del mundo, a través de la imagen. Es recomendable en los lapsos de los talleres de dibujo que, las personas investiguen, observen, y dibujen, por su propia cuenta y con iniciativa. Y que sobre eso hagan una propuesta de cambio, de relaciones, de lógicas alternativas.
Esto tiene que ver, con la posibilidad de cambiarse internamente a sí mismo y superar sus límites y sus miedos. Significa buscar en la mente donde está la palabra “no” y ahí proponer algo, abrir la puerta de la prohibición, llegar a nuevos espacios, crear horizontes, posibilidades. Eso se hace en la mente, con el corazón propio, en la profundidad de uno. Son cosas sencillas, que nos dan los logros grandes: Empieza con creer que sí podemos trabajar en comunidad, que habrá cohesiones y coincidencias. Significa salir de la lógica de los pensamientos que nos dicen que el cabello tiene que ser así – y lo pintamos de colores;  que como buen estudiante tiene que ponerse en fila – y lo ponemos en círculo; que la profesora es seria – y la hacemos bailando y riendo; que los evangélicos siempre son serios – y los ponemos con cabello punk y de camisa colorida. Significa pintar flores enormes, donde sólo hay espacios polvorientos de la ciudad, crear seres míticos que se encuentran con los humanos y traen dioses de río, de viento, de tierra; de maíz.
Cambiar lógicas: Mirar esta posibilidad de que las cosas no están arriba sino abajo, de que hay un mundo donde las flores nacen el espacio, que los peces vuelan, que el mundo está sembrado sobre el sol, que la tierra es fértil, que los dibujos crean el mundo y lo hacen existir al instante.
NO es un ejercicio para las manos: es un ejercicio para el pensamiento, para una cosmovisión propositiva.

> > > ©SoñoridadColor, 2017

NO es un ejercicio para las manos: es un ejercicio para el pensamiento, para una cosmovisión propositiva.

 

Mural Comunitario